miércoles, 13 de febrero de 2008

Última Patagonia 2008


Porche vegetal en el camino hacia la Gruta de la Ballena



Queremos mostrarles noticias de esta expedición que se está desarrollando en la Isla Madre de Dios. Las fotografías son execelente y el trabajo que están haciendo es digno de contarlo, razón por la cual, les mostramos lo queva apareciebdo eb la página web de esta expedición


Martes 29 de enero

A medio día, el equipo del sumidero del Tiempo (Alan, Jean-François, Marta, Tigrou y Zape) vuelve de nuevo a Guarello. El balance es positivo, prospectaron extensas zonas aún vírgenes y traen una buena lista de nuevos objetivos que deben explorarse ¡Volverán a la zona dentro de dos días!

A las 21h30, el equipo de la Ballena aparece sobre su zodiac. Los cuatro hombres están cansados: volvieron por tierra, desde el gran porche abierto sobre el Pacífico, en un día, 11 horas de progresión en terreno a menudo difícil ¡Nos traen novedades increíbles!


Después de 2 días de marcha, llegaron a la Gruta de la Ballena, la oscuridad esconde aún el famoso "misterio de la Ballena" que intentamos solucionar... Ayer llegamos a la parte alta de los acantilados encima de la boca, descendiendo 70 metros en un bosque sub-vertical, antes de aterrizar sobre una repisa que penetra en la cavidad, en la cual colocamos un pasamano para poder descender.

En esta repisa, dentro de la gruta, a 30 m. del suelo, encontramos osamentas de ballena y algunas lapas cimentadas con el suelo ¿Cómo pudieron llegar estos vestigios hasta aquí, a 35 m. del suelo de la cueva y a más de 5 m. por encima del nivel del mar? ¿Un maremoto? La cueva no está en absoluto en el eje de la bahía…



¿Depositados por la mar en tiempos muy antiguos donde el nivel del mar era más alto? Inútil extraer conclusiones: será necesario datar estas nuevas osamentas y compararlas con las del suelo de la cueva que tienen 3250 años.

Otro hallazgo: a 200 m de altura encuentran un abrigo rocoso con un hogar como ya encontró el equipo del sumidero del tiempo el viernes… Encuentran también huesos de pájaros, lapas y mejillones así como trozos de cristal que habían servido de herramientas. Parece ser que el hombre ya había seguido el camino que nosotros seguimos desde el seno soplador hasta la playa de la ballena en una fecha que aún se debe determinar. Quizá Chilotes, o Alakalufes, venían aquí para cazar focas en las playas del Pacífico inaccesibles en barco. Nuestra mirada sobre la historia de la isla se transforma... Una vez en la gran gruta de la Ballena, los dos geólogos (Richard y Joël) y el biólogo (Franck) trabajan sobre las osamentas de cetáceos, mientras que Luc los filma. Sólo tienen cuatro horas, es necesario trabajar rápidamente. A las 19, vuelven al vivac situado en altura, bajo un abrigo y al día siguiente vuelta a la base.


Desde Guarello, Bruno y Denis suben 130 metros de pared en orilla sureste del seno Copihue para alcanzar una boca de cinco metros de diámetro que conocemos desde el año 2000. La vía es bonita pero la gruta decepcionante, como a menudo en estas circunstancias: diez metros de desarrollo...
Se continúa la recogida de fluocaptores en la gruta del Morrena





Miércoles 30 de enero

Llegan a Guarello Jean-Phi, los dos Steph y Olivier, que vuelven de la banda de arenisca de la parte sur de la isla Madre de Dios después de tres días. La semana pasada se encontró una gran dolina con un sumidero en donde se ha montado un campamento avanzado. El sumidero observado la semana pasada tragaba 50 litros/segundo, pero en 5 días de poca lluvia habajado a 2 litros ¡Una oportunidad, vista la estrechez de la parte baja del primer pozo! La abundancia de Calafates (arbusto con espinas) impone el nombre a la cavidad: es el Sumidero Espinoso. Por la tarde comienzan la exploración durante 6 horas hasta media noche. Al día siguiente vuelven con la exploración. Una serie de pozos separados por meandros los conduce a la cota -125 con un desarrollo de 328 m. topografiados. La cavidad continúa pero no tienen más cuerda.

Laurent, Tigrou y Franck van a instalar un luirógrafo en el sumidero de Kawtcho, al final del seno soplador. La cavidad se abre en un inmenso embudo; tras 60 m. un pozo corta la galería que conduce al sifón donde instalan el luirógrafo. Durante tres años recogerá automáticamente los niveles del agua además de la temperatura.



Hoy el tiempo está gris y las nubes bajas, pero no hay viento. Siempre está en mente la idea de llegar a la Ballena por el Pacífico. Un pequeño grupo (Buldo, Bruno, Jean-François, Denis y Jo) se preguntan si las olas estarán más tranquilas hoy. A las 14:00 el DB550 abandona el puerto con otra zodiac de apoyo. Se dan cuenta de que su hipótesis no es falsa. Van saliendo de los senos y comprueban que el mar está en calma y van más lejos siempre alertas. Todo va bien. Así fueron bordeando la costa viendo islotes, observando colonias de pingüinos. En menos de una hora se encuentran en el porche de la Ballena guiados por el GPS, ven el color de los líquenes de sus paredes. Allí observan la cuerda colocada por los compañeros en un lugar aparentemente extraño.

El deseo de ver todo eso de cerca es muy grande: Buldo desembarca a sus cuatro compañeros para un paseo por tierra, pagando el precio de un baño forzado con algo de riesgo. Una recompensa inimaginable y solamente una hora para conseguirlo. Deambulan por el suelo plagado de helechos dispersos entre los cuales salen enormes osamentas del barro ¡Por encima de nosotros a 30 m. de altura se encuentran otros huesos! ¡Pensamos en el esfuerzo que nuestros compañeros hicieron para llegar hasta aquí durante cuatro días cruzando la isla para solamente estar cuatro horas observando la cavidad¡


Fuente: Expedición Última Patagonia 2008

1 comentario:

s dijo...

hola estoy estudiando el caso de la isla guarello y quisiera saber si me pueden ayudar con imagenes de la isla, informacion de las especies y vegetacion.
muchas gracias

miilenna__x@hotmail.com