jueves, 17 de abril de 2014

miércoles, 16 de abril de 2014

Retornando, lentamente y, ahora, les dejo una imagen, una reflexión con sentido y... el resto es tuyo


AMAR ES DARSE

El hombre estaba tras el mostrador, mirando la calle distraídamente. Una niñita se aproximó al negocio y apretó nariz contra el vidrio de la vitrina. Los ojos le brillaron cuando vio un determinado objeto. Entró y pidió que le mostrran el collar de turquesa azul.

-Es para mi hermana. ¿üede hacer un paquete bien bonito? -dijo ella.

El dueño del negocio la miró desconfiado y le preguntó:
-¿Cuánto dinero tienes?

Sin dudar,sacó del bolsillo de su abrigo un pañuelo bien amarrado y fue deshaciendo los nudos. Lo colocó sobre el mostrador y consultó feliz:

-¿Esto alcanza? -eran apenas algunas monedas las que exhibía orgullosa- ¿Sabe?, quiero darle este regalo a mi hermana mayor. desde que se murió nuestra mamá, nos cuida siempre y no tiene tiempo para ella. Hoy es su cumpleaños y estoy segura de que quedará feliz con este collar, que es del color de sus ojos.

El hombre fue para la trastienda, colocó el collar en un estuche, lo envolvió con un vistoso papel rojo e hizo un trabajado lazo con una cinta verde.

-Tome -dijo a la niña- Llévelo con cuidado.

Ella salió feliz, corriendo y saltando calle abajo.

Aún no acababa el día, cuando una linda joven entró en el negocio. Colocó sobre el mostrador el ya conocido envoltorio deshecho e indagó:

-¿Este collar fue comprado aquí? ¿Cuánto costó?

-¡Ah! -habló el dueño del negocio-, el precio de cualquier producto de mi tienda es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente.

Ella exclamó:
-Pero mi hermana  tenía solamente algunas monedas. El collar es verdadero, ¿no? ella no tendría dinero para pagarlo.

El hombre tomó el estuche, rehízo el envoltorio con extremo cariño, colocó la cinta y lo devolvió a la joven y le dijo:

-Ella pagó el precio más alto que cualquiera persona puede pagar: dio todo lo que tenía. 

Desafío


Los cuentos no están hechos para dormir a los niños
sino para despertar a los adultos

Proverbio hebreo

jueves, 3 de abril de 2014

Una imagen, un cuento de Anthony de Mello y... el resto es tuyo



ABANDONA TU NADA 

Pensaba que era de vital importancia ser pobre y austero. Jamás había caído en la  cuenta de que lo vitalmente importante era renunciar a su «ego»; que el «ego» engorda  tanto con lo santo como con lo mundano, con la pobreza como con la riqueza, con la  austeridad como con el lujo. No hay nada de lo que no se sirva el «ego» para hincharse. 

El discípulo: Vengo a ti con nada en las manos. 

El maestro: Entonces suéltalo en seguida. 

El discípulo: Pero ¿cómo voy a soltarlo si es nada? 

El maestro: Entonces llévatelo contigo. 


De tu nada puedes hacer una auténtica posesión. Y llevar contigo tu renuncia como un trofeo. 

No abandones tus posesiones. Abandona tu «ego»

miércoles, 2 de abril de 2014

MEDIO AMBIENTE/BALLENAS. Matanza en altamar | Journal



Japón mata a las ballenas con fines comerciales y de consumo. Capturar ballenas en la Antártida está prohibido

lunes, 24 de marzo de 2014

UNA IMAGEN, UN PENSAMIENTO Y... EL RESTO ES TUYO


"LOS ADULTOS LES DEBEMOS A LOS JÓVENES
UNA CAPACIDAD MAYOR DE MANEJAR Y SABOREAR LA VIDA,
PARA QUE CREAN QUE VALE LA PENA SER ADULTOS.

E. Cueto
Donde nadie sobra
La llave en la cerradura

lunes, 17 de marzo de 2014

El viento incrementa el hielo marino antártico, y derrite el del Ártico



Mientras que el hielo del Ártico se derrite ahora 2,9 meses antes de lo que lo hizo en 1980, las partes de la Antártida han visto la cobertura de hielo que dura 2,6 meses más.


Los fuertes vientos asociados al cambio climático y al agujero en la capa de ozono están impulsando un aumento constante en el hielo marino antártico, así como los niveles del Ártico continúan reduciéndose drásticamente, según un informe reciente.

Mientras que el hielo del Ártico se derrite ahora 2,9 meses antes de lo que lo hizo en 1980, las partes de la Antártida han visto la cobertura de hielo que dura 2,6 meses más.

Lanzado recientemente, “Hielo marino antártico y Cambio Climático 2014” es un informe del clima antártico realizado por el Centro de Investigación Cooperativa de Ecosistemas tratando de aclarar la confusión generalizada acerca de las diferencias polares en el hielo marino.


¿Qué está impulsando los cambios?

El hielo marino es agua de mar congelada que se forma cuando la superficie del océano se enfría hasta el punto de congelación ( aproximadamente -1,8 ° C). Cada invierno, la congelación extensa del Océano Austral constituye una vasta capa de hielo marino que rodea el continente antártico.


El autor principal del informe Jan Lieser, glaciólogo marino que estudia el centro del clima antártico y sus ecosistemas, dijo que los investigadores estaban seguros de que el conductor físico detrás del aumento del hielo, era el viento.

El Dr. Lieser dijo que el calentamiento global y, en menor medida, el agujero de ozono, son los principales impulsores físicos del aumento en los vientos del oeste sobre el Océano Antártico , lo que él llamó un ” doble golpe desde arriba y abajo”.

Dijo que el hielo marino es una sustancia altamente sensible, fácilmente movible, y si usted tiene fuertes vientos, el hielo marino se moverá un poco con el viento.

Explicó que una atmósfera más cálida aumenta la convección, produciendo mayores velocidades del viento en ciertas bandas del mundo.
En el Océano Antártico, esta atmósfera más cálida se ha manifestado más fuerte en el oeste, empujando hacia fuera más allá de lo que normalmente alcanzaría el hielo.

“Sabemos que el hielo del mar está creciendo debido a que los vientos del oeste se intensifican en todo el continente , y que empujan el hielo marino más lejos en el océano del sur”, dijo el Dr. Lieser.

Paradójicamente, la temperatura del mar también están ayudando a crear más hielo marino. El agua más caliente crea una capa delgada de hielo que luego es más fácil de romper y se movió por el aumento de viento. Esto extiende la capa más allá y en realidad se traduce en una mayor cobertura de hielo.

Debido a que es tan frío y los vientos son tan fuerte, más al sur, hay una rápida congelación todo el tiempo. El Dr. Lieser comparó las condiciones con “una fábrica de hielo”.


Expertos reaccionan

El profesor Ian Simmonds , un científico climático de la Universidad de Melbourne , dice que el informe es un nuevo recurso útil para “el público en general” para entender realmente el crecimiento confuso de hielo marino antártico y cómo se relaciona con el cambio climático.

Dijo que este aumento en el hielo marino antártico tendría un impacto significativo sobre el clima en el futuro.

“El hielo marino desempeña un papel fundamental en el clima mundial a través de lo que refleja de nuevo la mayor parte de la radiación solar que cae sobre él, en lugar de que sea absorbido por el océano. Además … la extensión de hielo marino antártico influye en la ocurrencia de El Niño, que es conocido por tener un impacto significativo, especialmente en el este”, comentó Ian Simmonds .

El Dr. Sharon Stammerjohn, profesor de ciencias oceánicas de la Universidad de Colorado, dijo que los cambios en el hielo marino estaban teniendo un impacto significativo en la vida marina.

“Por los mares del sur hay un gran cambio de temporada entre el mínimo y el máximo de verano de invierno y el ecosistema ha evolucionado para hacer frente a este cambio fenomenal increíble”, dijo.

“Es el tipo de cambio que es bastante alarmante en estas regiones, con especial atención a los ecosistemas. Estamos viendo un cambio fundamental en estos ecosistemas marinos”.

Econoticias

sábado, 1 de marzo de 2014

ANTÁRTICA: “En la Antártida te sientes como en un planeta alienígena”


BEN SAUNDERS 

El atleta, después de escribir un libro y poner en marcha una revista para aventureros, anhela regresar al Polo Sur



El café es el gran vicio que Ben Saunders echaba de menos mientras completaba el viaje polar a pie más largo de la historia, un récord tras la estela de la legendaria expedición del capitán Scott que inspiró a este explorador de los tiempos modernos. “La cafeína puede restringir la circulación en situaciones de frío extremo”, explica en una cafetería del sur del Támesis y frente a un reconfortante expresso sobre la dieta “muy científica y aburrida” que le procuró 6.000 calorías diarias para afrontar el durísimo camino de ida y vuelta al Polo Sur a lo largo de 105 días. “Solo el desayuno se asemejaba a la normalidad, con cereales y leche en polvo que preparaba derritiendo la nieve. El resto de las comidas era a base de bebidas y barras energéticas, alimentos deshidratados y algo de chocolate para romper la rutina”.
En la madrugada del pasado 7 de febrero, Saunders y su compañero de aventura, el francobritánico Tarka L´Herpiniere, finalizaron un recorrido de 2.880 kilómetros por los inhóspitos parajes de la Antártida que Robert Falcon Scott no pudo culminar hace 102 años. El capitán y todos los miembros de aquella expedición Terra Nova murieron durante el regreso. “Yo no me siento un explorador al viejo estilo, sino más bien un atleta”, precisa este pionero inglés (Plymouth, 1977) que equipara el esfuerzo realizado a la ejecución de 69 maratones. Subraya, sin embargo, que “la resistencia física supone solo el 10% del reto, y el 90% restante se apoya en tu determinación. El peor enemigo está en la propia mente”.
El escenario de la Antártida —“un desierto blanco, un horizonte plano que desorienta por la total ausencia de referencias”— puso a prueba ese desafío físico y mental a temperaturas que rozaban los 50 grados bajo cero.
Una vez cumplido el sueño polar que retenía desde la adolescencia, Saunders confía en que su hazaña aliente a la gente a “fijarse grandes objetivos y explotar el propio potencial, porque los límites para el ser humano están allí donde le lleva su imaginación: yo no tengo una especial habilidad genética”.
Las herramientas que hoy brinda la era tecnológica están a años luz de los tiempos de Scott, y su heredero del siglo XXI se llevó consigo un sofisticado material que incluyó ordenadores de última generación y un transmisor de satélite para comunicarse a diario con el mundo a través de su blog.
“La actualización de los datos, la descarga de fotos y vídeos, nos llevaba 45 minutos después de una jornada de 9 horas caminando y arrastrando cada uno un trineo de 200 kilos, pero el esfuerzo adicional era al tiempo muy gratificante. Incluso respondíamos a las preguntas que nos enviaban desde colegios”.
Siempre imaginó un final del viaje en un tono “muy emocional, lleno de alegría y lágrimas”, pero al arribar a la meta en una base de Nueva Zelanda lo único que sintió fue un gran alivio. “Ahora no quiero ni acercarme a un arnés, pero con el tiempo el dolor y el padecimiento se desvanece y las emociones se intensifican”.
Después de escribir un libro, relatar sus experiencias en diversos foros y poner en marcha una revista para aventureros, quiere regresar a la Antártida: “Es una tierra de extremos, un paisaje de belleza impresionante pero durísimo, y con un frío que sientes que puede matarte. Un planeta alienígena en el que nos sentíamos como astronautas y que crea verdadera adicción”.
El País