miércoles, 23 de julio de 2014

CINE/PATAGONIA: Proyectan el avance del documental “Troperos”



Nicolás Detry, productor del documental “Troperos”, dijo en Radio Brisas que esta tarde a las 17 y a las 19 se presentará el documental “Troperos” en el Auditórium del Museo de Arte Contemporáneo, ubicado en Felix U. Camet y López de Gomara. 
“Será un adelanto de 20 minutos, y esperamos para fines del 2015 tenerlo terminado. Vamos a apuntar sobre todo a Europa que allí les gusta mucho la Patagonia”, indicó.
La idea de la película “surge porque mi  hermano va al campo a trabajar y ve unos paisajes impresionantes de nuestra Patagonia. Entonces me sume al equipo para hacer el documental”.
“Troperos” es una propuesta integral donde se observa el trabajo de los gauchos en un aislado y solitario paraje de la Patagonia Sur. Cuenta con el documental que se proyectará esta tarde y una muestra fotográfica que se puede ver todos los días de 13 a 21 en Güemes 2557.
Escuchar entrevista aquí
Radio Brisas

PATAGONIA/ECOLOGÍA: Una ballena levanta un kayak en la Patagonia argentina. Ver video

La acción de dos 'navegantes' temerarios ha levantado críticas al estar prohibido acercarse tanto a estos mamíferos con este tipo de embarcación


Barcelona. (Redacción).- Lo que a más de uno le habría causado un susto

considerable, a una pareja le pareció incluso divertido. Hablamos del hecho de

que una ballena, de 16 metros y 40 toneladas de peso, se sitúe debajo de tu

kayak para salir de nuevo a la superficie y levantar la embarcación

quedándose uno suspendido en el aire.


Eso ocurrió en la costa de Puerto Madryn (un lugar de la Patagonia argentina

en el que es muy común el avistamiento de ballenas) y se ha convertido en

toda una sensación en las redes sociales. Los dos temerarios navegantes se

acercaron en exceso para avistar a los espectaculares mamíferos y acabaron

encima de uno de ellos.


Entre risas nerviosas y gritos de "¡mirá!", mantuvieron el equilibrio mientras el

majestuoso mamífero los elevaba. Al final, salieron ilesos. El video ha

provocado críticas debido a que este tipo de embarcaciones no pueden

acercarse tanto a las ballenas.



¿Qué dice la legislación al respecto?



Las autoridades remarcan habitualmente que la gente que se mueve en este

tipo de embarcaciones no debe acercarse tanto a las ballenas por razones de 

seguridad. El Diario Jornada recuerda que en 1984 la Legislatura de Chubut

sancionó la Ley 2.618 y el texto -aún vigente- indica que está prohibida "toda

actividad de acercamiento y/o persecución, navegación, natación y buceo, a

cualquier especie de mamíferos marinos y las crías, en las costas y mar de

jurisdicción provincial, durante todo el año, sin autorización de los órganos

competentes del Poder Ejecutivo, que será otorgada de acuerdo a fines y con

las limitaciones que se determinan por la presente Ley".






Kayak levantado por una ballena en Puerto Madryn




Una usuaria de la red social YouTube, identificada como "gisela6652" subió este domingo 20 de julio un video en el que se puede observar a dos kayakistas navegando muy cerca de ballenas, a punto tal que una de ellas levanta de manera peligrosa la pequeña embarcación.

Todo ocurrió a pocos metros de la costa de Puerto Madryn, que en el video se divisa perfectamente desde el kayak, grabado en muy buena calidad.

"Una tarde increíble, mucho sol, kayak y ballenas. Mientras mirábamos desde arriba del kayak, una de las ballenas si dio vuelta y se vino hacia nuestra dirección y nos levanto la embarcación dos veces!!!! terrible, todo en este video!!!", escribió "gisela6652" para describir la situación.

La "aventura" de los kayakistas es una práctica irregular, ya que la recomendación es no acercarse de manera indebida y en este tipo de embarcaciones a las ballenas.

martes, 22 de julio de 2014

Large changes ahead for Antarctic marine ecosystems. Grandes cambios que se avecinan para los ecosistemas marinos de la Antártida



Different penguin populations may respond differently to climate change due to regional differences in changes to their environments. (Photo: Frederique Olivier)

Diferentes poblaciones de pingüinos pueden responder de forma diferente al cambio climático debido a las diferencias regionales en los cambios en su medio ambiente. (Foto: Frederique Olivier)



14th July 2014

An international group of Southern Ocean experts has found that current and expected changes in Antarctic and Southern Ocean habitats will have consequences that change the structure and function of marine food webs.

The international study, published in Global Change Biology, synthesized current knowledge on the role of changing habitats in driving changes in groups of marine organisms, including microbes, krill, fish, marine mammals and seabirds.

Australian Antarctic Division program leader Dr Andrew Constable said that while the ultimate consequences of climate-related changes on Antarctic marine ecosystems are not well understood, they are expected to cause shifts in species’ ranges and may result in reduced biodiversity and novel changes in the structure and function of marine food webs.
“Microbes and zooplankton, for example, will generally move south as the ocean conditions in which they normally live move south,” he said.

“For Antarctic krill and finfish, which can move large distances, the breadth of their range will depend on how well they tolerate warming oceans and changes to productivity.”

The study also found that ocean acidification will affect krill reproduction and the ability of some marine organisms to produce shells and other hard, protective structures. While marine mammals and birds may need to find alternative locations for food, resulting in longer or more complex foraging trips for those bound to breeding colonies.

The study is an important step in addressing gaps in scientific knowledge identified by the International Panel on Climate Change and provides a model for future work.

 “A great challenge for Antarctic and Southern Ocean science is to develop methods for assessing current and future impacts of climate change on ecosystem structure and function,” Dr Constable said.

“These methods are needed to evaluate regional differences in the rate and direction of responses, and to integrate knowledge on the species-level responses and indirect effects that may be propagated through the food web.

“This review is a first step towards addressing these challenges, by synthesising current knowledge and identifying key uncertainties and vulnerabilities for Antarctic marine species and groups.”

The study involved 50 co-authors from seven countries and was a product of the international Southern Ocean Sentinel program, which aims to assess climate change impacts on marine ecosystems.

Australian Antartic Division


Un grupo internacional de expertos del Océano Austral se ha encontrado que los cambios actuales y previstos en los hábitats de la Antártida y del Océano Austral tendrán consecuencias que cambian la estructura y función de las redes tróficas marinas.

El estudio internacional, publicado en Global Change Biology, sintetiza los conocimientos actuales sobre el papel de los cambios en los hábitats en el impulso de los cambios en los grupos de organismos marinos, incluyendo microbios, krill, peces, mamíferos marinos y aves marinas.


Líder de programa de la División Antártica Australiana Dr. Andrew Constable dijo que si bien las últimas consecuencias de los cambios climáticos sobre los ecosistemas marinos de la Antártida no se conocen bien, se espera que provoque cambios en la distribución de las especies 'y puede resultar en la biodiversidad reducida y nuevos cambios en la estructura y la función de las redes tróficas marinas.


"Los microbios y zooplancton, por ejemplo, generalmente se mueven al sur como las condiciones oceánicas en las que viven normalmente mueven al sur", dijo.


"Para el krill y peces, que pueden moverse grandes distancias Antártica, la amplitud de su rango dependerá de qué tan bien se toleran calentamiento de los océanos y los cambios en la productividad."


El estudio también encontró que la acidificación de los océanos afecta la reproducción del krill y la capacidad de algunos organismos marinos para producir conchas y otras estructuras duras de protección. Mientras que los mamíferos marinos y las aves pueden necesitar para encontrar lugares alternativos para la alimentación, lo que resulta en más tiempo o viajes de alimentación más complejas para quienes están sometidos a las colonias de cría.


El estudio es un paso importante para abordar las lagunas en los conocimientos científicos identificados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y proporciona un modelo para el trabajo futuro.


"Un gran desafío para la ciencia del Océano Antártico y Austral es desarrollar métodos para evaluar los impactos actuales y futuros del cambio climático sobre la estructura y función de los ecosistemas", dijo el Dr. Constable.


"Estos métodos son necesarios para evaluar las diferencias regionales en la tasa y la dirección de las respuestas, y para integrar el conocimiento de las respuestas a nivel de especies y los efectos indirectos que pueden propagarse a través de la red trófica.


"Esta revisión es un primer paso hacia la solución de estos retos, al sintetizar el conocimiento actual e identificar las principales incertidumbres y vulnerabilidades para las especies y grupos de marinos de la Antártida."


El estudio involucró a 50 co-autores de siete países y fue un producto del programa Centinela del Océano Austral internacional, que tiene como objetivo evaluar los efectos del cambio climático en los ecosistemas marinos.


División Antártica Australiana

ANTÁRTICA: ANTÁRTIDA: FUEGO Y HIELO (“South to Fire and Ice”)



ANTÁRTIDA: FUEGO Y HIELO (“South to Fire and Ice”)
40 Aniversario de un documental histórico

Dirigido en 1973 por Joe Thompson, Antárdida: Fuego y Hielo es un documental sumerge al espectador en una de las expediciones mas espectaculares que la tripulación del Calypso (el barco del oceanógrafo y Comandante Jacques Cousteau) vivió a lo largo de su dilatada carrera científica. Por vez primera Jacques Cousteau pisaba un continente que le marcaría de por vida, reuniendo en una misma expedición reunió a buceadores, alpinistas y cámaras a lo largo de un viaje de cuatro meses a la Antártida. En esta ocasión la tripulación del Calypso no solo investigó bajo el hielo, sino también por encima, llegando a escalar varios icebergs y cumbres volcánicas, donde el fuego y el hielo se hermanan formando paisajes que ni el mismo Julio Verne hubiera imaginado jamás. La historia se remonta a 1972, cuando el Comandante Cousteau, junto a su hijo Philippe Cousteau (fallecido en accidente en 1979), su buen amigo  Albert Falco y todo el personal del CEMA, prepararon una ambiciosa expedición a la Antártida que les permitió rodar el espectacular documental para TV, Antártida Fuego y Hielo, presentado el 29 de noviembre de 1973. Actualmente el documental se encuentra editado en DVD dentro de la colección The Undersea World of Jacques Cousteau.

La expedición del comandante Cousteau puede considerarse única por dos motivos: El primero debido a la interesante fusión entre oceanografía y alpinismo, y el segundo por la cantidad de información y material audiovisual que Cousteau y su equipo obtuvieron durante su estancia en la Antártida. Era la primera vez que la tripulación del Calypso pisaba suelo antártico. Zarparon de Ushuaia, el puerto más me­ridional del mundo, en Tierra del Fuego, el 5 de diciembre de 1972, y tomaron rum­bo al Sur. Se despidieron del cabo de Hornos y alcanzaron la isla del Rey Jorge atravesando el famoso estrecho de Dra­ke. La navegación no fue fácil. Durante tres días soportaron vientos de 60 nu­dos, una humedad relativa del aire del 90% y una temperatura de unos 2-3 °C.
El Calypso atravesaba por primera vez el estrecho de Dra­ke, el canal que separa la Tierra del Fuego de las Islas Shetland del Sur, islas que constituyen la primera avanzadilla del continente antártico. Con sus 1.000km aproximadamente, el estre­cho de Drake comunica el Océano Pacífico con el Atlántico, siendo la re­gión más tristemente célebre de la Tie­rra, en la que estallan periódicamente las peores tempestades que el hombre pueda imaginarse. La expedición contó con grandes avances tecnológicos que se testaban en condiciones extremas. A bordo del Calypso una antena especial recibía directamente la señal de tres satélites de la NASA, obteniendo fotos de la región casi a tiempo real, hecho que permitía es­tudiar las borrascas y la progresión de la línea de formación de la banquisa. Un cuarto satélite, el ATS-3, en órbita a 36.000 kilómetros de altura sobre América Central, conectaba el Calypso con la estación de la NASA de Washington.

Una de las zonas donde Cousteau realizó mas investigaciones fue la isla del Rey Jor­ge, donde los buceadores tomaron muchas muestras del agua y los microorganismos del océano glacial Antártico, encontrando muchos fósiles de vegetales que en la actualidad podemos encontrar en la Patagonia y en la Tierra del Fuego. Para investigar mas a fondo, durante varios días los hombres del Calypso cambiaron sus escafan­dras y sus equipos de buceo por cuerdas, crampones, arneses y piolets. Philippe Cousteau, Michel La val, Francois Dorado, Carlos y Colin Mounier escalaron las murallas heladas de la isla del Rey Jorge, dirigidos por Laval, segundo de a bordo y experto alpinista. Según detallan, al iniciar la escalada no encontraron nieve sobre los residuos volcánicos, y los hombres, que avanzan sobre un terreno escurridizo ca­lentado por el volcán, estuvieron a punto de provocar varias avalanchas de piedras. Al llegar a la superficie helada (glaciar), el peligro aumentó. Michel, el primero en ascender, re­conocía el terreno con su piolet para elu­dir las grietas tapadas por una fina capa de nieve o de hielo. Las cámaras captaban la inmensidad, un color blanco tan puro que brillaba en la densa niebla, demostrando que en la Antártida el cielo y la tierra se confunden. Michel Laval abrió varias vías. Para lograrlo, sus hombres rodearon grietas enormes que podían engullirles sin remisión. Durante una ascensión, cruzaron una cornisa ennegrecida por las cenizas volcánicas, encordados y equipados como si estuvie­ran atacando cualquier cumbre de los Al­pes o del Himalaya. Extraño destino para unos marineros, que sin duda recordaron con admiración la labor de Laval durante su estancia en la Antártida. Uno de los momentos mas impresionantes lo vivieron al descender por una grieta enorme, una gran fractura del glaciar que se mantenía estable. Según Laval, estaban descubriendo un infierno de hielo que despide humo y vapor. La fractura, de unos 30m de altura, mostraba la alternancia de las capas de cenizas y de las de nieve. Como los anillos de crecimiento de los árboles, estas capas permiten remontarse hasta la época de Luis XIV y datar las erupciones que se han ido produciendo en la zona.
Justo antes de Navidad (1972), agotados, los alpinistas de la Antártida dejaron atrás el hielo y la roca y regresaron a bordo del Calypso para celebrar la Nochebuena. Olvidaron durante al­gunas horas que estaban lejos de todo y de todos, en el fin del mundo, solos y frágiles bajo la amenaza de los elementos prestos a desencadenarse en cualquier momento. La tranquilidad de esta noche no fue turbada por ningún presentimiento; sin embargo, cuatro días más tarde la catástrofe golpeó a toda la tripulación del Calypso: el intrépido Michel Laval fallecía en un accidente de helicóptero en la isla Decepción. Durante toda su vida, Michel había bus­cado nuevos horizontes. Poeta de la naturaleza, para él el univer­so era fuente de admiración y de amor. La naturaleza le acogió en la frontera de los desconocido. Michel había sido cauti­vado por el Antártico, por la riqueza de sus aguas, por sus tierras vírgenes, por sus inmensidades cubiertas de hielo, su belleza transparente. Para Cousteau y su equipo, la memoria de Laval acentuaba su devoción y su amor por la vida. Con el paso de los años, Jacques Cousteau se convirtió en un ferviente defensor de la Antártida, luchando para que fuera consagrada a la paz y la ciencia, hoy mandato del Tratado Internacional y su Protocolo de Madrid.

La expedición antártica del Calypso no solo dio como fruto audiovisual el documental que nos implica, sino también una impresionante película estrenada en cine en 1976 titulada Voyage au bout du monde (Viaje alrededor del mundo). El director del filme, Philippe Cousteau, utilizó una buena parte del metraje que se rodó entre 1972 y 1973, junto con nuevas imágenes filmadas en 1975, durante sus viajes a la Antártida junto a su padre. Cousteau fue el primero en rodar imágenes de gran calidad para cine bajo las heladas aguas de la Antártida.

Víctor Riverola i Morera
Desnivel

Brasil anuncia licitación internacional para reconstruir su base antártica


La Marina brasileña convocó ayer a una licitación internacional para la reconstrucción de la base del país en la Antártida, destruida por un incendio ocurrido en febrero de 2012 que le costó la vida a dos personas. 


Brasilia, 21 jul (EFE).- La Marina brasileña convocó hoy a una licitación internacional para la reconstrucción de la base del país en la Antártida, destruida por un incendio ocurrido en febrero de 2012 que le costó la vida a dos personas.
El contraalmirante Marcos Silva Rodrigues, miembro de la Comisión Interministerial para los Recursos del Mar, explicó en una rueda de prensa que se ha establecido un valor máximo de 110,5 millones de reales (unos 50 millones de dólares) para la obra.
Aunque el concurso estará abierto a la participación de empresas extranjeras, Rodrigues indicó que el Gobierno brasileño "está muy interesado en preservar la política de estimular a las compañías nacionales".
Las condiciones detalladas del concurso, que dará preferencia a la empresa nacional o extranjera que ofrezca el menor precio, entre otras prerrogativas, se publicarán el próximo miércoles y a partir de ese momento las compañías interesadas tendrán un plazo de 45 días para presentar sus propuestas.
La Estación Antártica Comandante Ferraz será reconstruida en la misma zona que ocupaba en la isla Rey George, donde operan también Argentina, Chile, China y Rusia, entre otros países.
A pesar de la pérdida de la base, los científicos brasileños han proseguido con sus investigaciones en la Antártida en unos módulos provisionales propios y con apoyo de las estaciones de Argentina y Chile.
De acuerdo al proyecto, las nuevas instalaciones tendrán 4.500 metros cuadrados y capacidad para alojar a 64 personas. EFE

viernes, 18 de julio de 2014

Digitalizan y publican la biblioteca que usó Charles Darwin en su expedición a bordo del Beagle


La colección de más de 400 libros que formaron parte del viaje que Darwin hizo alrededor del mundo fue reconstruida y sus ejemplares digitalizados y puestos a disposición pública de manera gratuita, luego de una extensa investigación.

Se trata de la biblioteca que estuvo a bordo del HMS Beagle, una de las expediciones científicas más importantes de la historia, que incluyó destinos como Amazonas, la Patagonia argentina y el Pacífico.

Los cientos de libros que formaron parte del viaje de cinco años que realizó Darwin junto a su tripulación, entre 1831 y 1836, está disponible en "Darwin Online" e incluye más de 195 mil páginas con unas 5 mil ilustraciones de diversas temáticas como historia natural, geología, viajes, historia, atlas y literatura.

La biblioteca contaba con obras que pertenecían también al capitán Robert Fitz Roy y otros oficiales del barco, cuyo catálogo fue un misterio durante mucho tiempo.

Un historiador de ciencia de la Universidad Nacional de Singapur, John van Wyhe, emprendió en 2006 junto a su equipo de investigación la reconstrucción de la colección, que implicó el rastreo de las cartas enviadas por miembros de la tripulación a sus familias, los escritos del propio Darwin en sus cuadernos, más la colección de libros que sobrevivió.




El número final de ejemplares digitalizados es de 404 y se acerca a lo expresado por el capitán Fitz Roy en una carta dirigida a su hermana, fechada en marzo de 1826: "Me jacto de tener una completa biblioteca en miniatura, ¡más de 400 volúmenes!", según explica el historiador en el sitio oficial.

Al menos el 31 por ciento de la biblioteca no estaba en idioma inglés, con sólo 9 ejemplares en español, como "Ensayo de la historia civil del Paraguay, Buenos Ayres y Tucuman", de Gregorio Funes.

La importancia de la expedición a bordo del HMS Beagle radica -entre otras aristas- en que a su regreso Charles Darwin formuló lo que llamó la "selección natural".

Según explica el historiador Van Wyhe, Darwin realizó en su travesía "una serie de descubrimientos sorprendentes, sobre todo en América del Sur, lo que finalmente le llevó a darse cuenta de que los seres vivos deben evolucionar con el tiempo. Después de su regreso, formuló lo que llamó la 'selección natural' para explicar cómo los seres vivos se adaptan a un mundo cambiante".

"Cuando publicó su revolucionario 'El Origen de las Especies' en 1859, comenzó con la famosa frase inicial 'Cuando a bordo de HMS Beagle... '", destacó el responsable de la investigación.


TELAM

ANTÁRTICA: Armada de Chile apoya a Colombia para desarrollar su primera incursión a la Antártica

El Rompehielos "Almirante Óscar Viel" lleva veinte años realizando excurciones a la Antártica

Se compartieron casi veinte años de experiencias que ha adquirido el Rompehielos “Almirante Óscar Viel” y que en la última Campaña Antártica 2013/2014 movilizó a 19 de los 34 países que cada año visitan el continente helado

Departamento de Relaciones Públicas de la Tercera Zona Naval. Colombia realizará este año su primera expedición a la Antártica, denominada “Acrux I”, con el fin de reforzar su estrategia e intereses según lo establecido en la 36° Reunión Consultiva del Tratado Antártico, efectuada en Bélgica y donde el país caribeño presentó su intención de adoptar las medidas necesarias para alcanzar el estatus de Estado Consultivo.
Para ser miembro consultivo, Colombia deberá efectuar aportes científicos y logísticos en la investigación antártica, y por ello ha decidido iniciar sus preparativos para lograr la primera incursión marítima autónoma al continente blanco con la asesoría de la Armada de Chile, institución que desde 1947 abarcó la exploración sistemática en la Antártica.
Esta expedición se dará inicio el próximo 16 de diciembre, cuando el Patrullero de Zona Marítima “ARC 20 de Julio” de la Armada Nacional de Colombia, zarpe desde Cartagena de Indias para iniciar su tránsito hacia el continente blanco.
Para alcanzar el éxito, tres servidores del “20 de Julio” realizaron una visita profesional a la Tercera Zona Naval para aprender de las experiencias que por casi veinte años ha adquirido el Rompehielos “Almirante Óscar Viel” y que en la última Campaña Antártica 2013/2014 movilizó a 19 de los 34 países que cada año visitan el continente helado, con la misión de reafirmar la presencia de Chile mediante el apoyo constante a los operadores antárticos nacionales y extranjeros.
Durante su paso por Punta Arenas, el Comandante del patrullero colombiano, Capitán de Fragata Camilo Segovia Forero, se dirigió junto al Oficial Ingeniero de su buque, y al piloto del helicóptero embarcado Bell 412, a saludar a la máxima autoridad de la Armada en Magallanes, Contraalmirante Felipe García-Huidobro Correa, oportunidad en que señaló lo que significa “materializar el sueño de llegar a la Antártica” con la ayuda de la Armada de Chile.
"Para cumplir con este desafío, tenemos que ir de la mano con la Armada chilena, que con su experiencia, a través de la dotación del Rompehielos Viel, nos ha colaborado al instruirnos desde los temas operacionales, pasando hasta los componentes geográficos, meteorológicos y de legislaciones vigentes”, señaló el Comandante Segovia.
 Actualmente el patrullero “20 de Julio”, adquirido durante el 2010 como lucha contra el narcotráfico, se encuentra en dique para la instalación de un ecosonda que será utilizado para el levantamiento batimétrico, además de la implementación de modernos laboratorios para los treinta científicos pertenecientes al Centro de Investigaciones Hidrográficas y Oceanográficas del Caribe (CIOH), quienes en la primera comisión desarrollarán investigaciones orientadas a la seguridad marítima en la Antártica, además de exploración y toma de muestras de aguas en el Estrecho de Gerlache.
ARMADA DE CHILE