viernes, 15 de diciembre de 2017

ANTÁRTICA: La Antártida Oriental más ‘inestable’ que nunca

La Antártida Oriental más ‘inestable’ que nunca

Los nuevos resultados provienen de datos geofísicos y geológicos recogidos durante el primer estudio oceanográfico de la costa Sabrina de la Antártida. Los glaciares en esta región pueden ser particularmente susceptibles al cambio climático porque fluyen desde la Cuenca Aurora, una región de la Antártida oriental principalmente bajo el nivel del mar.

La capa de hielo de la Antártida oriental bloquea suficiente agua para elevar el nivel del mar a unos 53 metros, más que cualquier otra capa de hielo en el planeta.

También se cree que se encuentra entre las masas más estables, que no ganan o pierden, incluso cuando las capas de hielo en la Antártida Occidental y Groenlandia se reducen.

Pero una nueva investigación que se publica en 'Nature' y dirigida por la Universidad de Texas, en Austin, y la Universidad del Sur de Florida, ambas en Estados Unidos, encontró que la capa de hielo de la Antártida oriental puede no ser tan estable como parece. De hecho, la capa de hielo tiene una larga historia de expansión y contracción, un hallazgo que indica que la capa de hielo puede contribuir sustancialmente al aumento global del nivel del mar a medida que el clima de la Tierra se calienta.

Los nuevos resultados provienen de datos geofísicos y geológicos recogidos durante el primer estudio oceanográfico de la costa Sabrina de la Antártida. Los glaciares en esta región pueden ser particularmente susceptibles al cambio climático porque fluyen desde la Cuenca Aurora, una región de la Antártida oriental principalmente bajo el nivel del mar.

El coautor principal Sean Gulick, profesor de Investigación en el Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad de Texas (DGS, por sus siglas en inglés), explica que el estudio encontró que los glaciares de la Cuenca Aurora han sido estables sólo durante los últimos millones de años.

"Resulta que, durante gran parte de la historia de la capa de hielo de la Antártida Oriental, no fue la gran capa de hielo estable comúnmente percibida con solo cambios menores de tamaño durante millones de años --describe en un comunicado--. Más bien, tenemos evidencia de una capa de hielo muy dinámica que creció y se redujo significativamente entre los periodos glaciales e interglaciares. También hubo a menudo largos intervalos de aguas abiertas a lo largo de la costa Sabrina, con una influencia glacial limitada".

Usando tecnología sísmica marina desplegada desde un rompehielos, los investigadores pudieron reconstruir cómo los glaciares en la costa Sabrina han avanzado y retrocedido durante los últimos 50 millones de años. El equipo también tomó muestras del núcleo de lodo de entre uno y dos metros por debajo del lecho marino y analizó el polen antiguo para determinar la edad de las muestras. El análisis se realizó en el Centro de Excelencia en Palinología de la Universidad Estatal de Luisiana, en Estados Unidos.

UNA CAPA DE HIELO EN EXPANSIÓN CADA DOS MILLONES DE AÑOS

La costa Sabrina y la cercana cuenca Aurora son particularmente importantes porque los glaciares regionales actualmente están adelgazando y retrocediendo a medida que las aguas oceánicas cercanas se calientan. Si la capa de hielo en la Cuenca Aurora se derritiera, los niveles globales del mar subirían más de entre tres y cinco metros.

Según los datos del equipo, el hielo avanzó desde la cuenca Aurora y retrocedió de nuevo al menos 11 veces durante los primeros 20 millones de años de la historia de la capa de hielo. Los científicos también descubrieron que la capa de hielo joven era mucho más húmeda de lo que es hoy en día y el agua de deshielo de la superficie fluye hacia una red de canales debajo del hielo. Estos canales fueron erosionados en la roca debajo del hielo, dejando formaciones distintivas conocidas como "valles de túnel".

Este tiempo dinámico para los glaciares de la Antártida Oriental ocurrió cuando las temperaturas atmosféricas y los niveles de CO2 atmosférico eran similares o más altos que los actuales. "No deberíamos ver esto como una capa de hielo que de repente creció a su tamaño actual, sino más bien como una capa de hielo transitoria que se expandió cada dos millones de años más o menos", señala Gulick.

Hace unos seis millones de años, la placa de hielo de la Antártida oriental se expandió, estabilizó y dejó de producir grandes volúmenes de agua de deshielo. Sin embargo, a medida que el cambio climático eleva la temperatura del aire, es posible que los glaciares de la Antártida Oriental comiencen a derretirse, un cambio que podría hacer que la capa de hielo vuelva a convertirse en un territorio inestable.

El agua oceánica cálida que actualmente derrite el glaciar Totten (el glaciar más grande de la Antártida oriental, que fluye desde la cuenca Aurora) podría ser una señal de advertencia temprana, señala la coautora Amelia Shevenell, profesora asociada del Colegio de Ciencia Marina de la Universidad del Sur de Florida, Estados Unidos.

"Mucho de lo que estamos viendo ahora en las regiones costeras es que las cálidas aguas oceánicas están derritiendo los glaciares y las plataformas de hielo de la Antártida, pero este proceso puede ser solo el comienzo --subraya Shevenell--. Una vez que hay esa combinación de calor oceánico y calor atmosférico, que están relacionados, es cuando la capa de hielo podría experimentar una dramática pérdida de masa de hielo".

La Fundación Nacional de Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés) gestiona el Programa Antártico de Estados Unidos y proporcionó los fondos y el apoyo logístico que posibilitaron la investigación de campo en la Costa de Sabrina. "El comportamiento pasado y la dinámica de las capas de hielo antárticas se encuentran entre las cuestiones abiertas más importantes en la comprensión científica de cómo las regiones polares ayudan a regular el clima global --apunta Jennifer Burns, directora del Programa del Sistema de Ciencia Integrado Antártico de NSF--. Esta investigación proporciona una pieza importante para ayudar a resolver ese rompecabezas masivo".

ep
ECONOTICIAS

PATAGONIA/MIS FOTOS. ZONA DEL PAINE. Del viaje aéreo de Punta Arenas a Santiago








ANTÁRTICA: Los microbios de la Antártida son voraces con el hidrógeno y el carbono

Los microbios de la Antártida son voraces con el hidrógeno y el carbono

El hallazgo, del que se informa en un artículo publicado en 'Nature', tiene implicaciones para la búsqueda de vida en otros planetas, lo que sugiere que los microbios extraterrestres también podrían depender del seguimiento de los gases atmosféricos para sobrevivir.

Los microbios en la Antártida tienen una capacidad previamente desconocida de captar hidrógeno, monóxido de carbono y dióxido de carbono del aire para mantenerse con vida en condiciones extremas.

El hallazgo, del que se informa en un artículo publicado en 'Nature', tiene implicaciones para la búsqueda de vida en otros planetas, lo que sugiere que los microbios extraterrestres también podrían depender del seguimiento de los gases atmosféricos para sobrevivir.

"La Antártida es uno de los entornos más extremos de la Tierra. Sin embargo, las regiones desérticas frías, oscuras y secas albergan una diversidad sorprendentemente rica de comunidades microbianas", detalla la autora principal del estudio y científica asociada de la Universidad de Nueva Gales del Sur, la profesora Belinda Ferrari.

"La gran pregunta ha sido cómo los microbios pueden sobrevivir cuando hay poca agua, los suelos tienen muy poco carbono orgánico y hay muy poca capacidad de producir energía del sol a través de la fotosíntesis durante la oscuridad del invierno.

Descubrimos que los microbios antárticos han desarrollado mecanismos para vivir en el aire y que pueden obtener la mayor parte de la energía y el carbono que necesitan para barrer los gases atmosféricos, incluido el hidrógeno y el monóxido de carbono", dice.

El estudio basado en Australasia, fue realizado por investigadores de la UNSW, la Universidad de Monash, el Centro Australiano de Ecogenómica de la Universidad de Queensland, GNS Science en Nueva Zelanda y la División Antártica de Australia, quienes tomaron muestras de suelo de dos sitios costeros libres de hielo en diferentes regiones de la Antártida oriental. Uno de ellos fue Robinson Ridge, a 10 kilómetros de Casey Station, en la tierra de Wilkes, y el otro fue Adams Flat, a 242 kilómetros de la estación Davis, en Princes Elizabeth Land.

"Ambas áreas son desiertos polares prístinos desprovistos de plantas vasculares", dice Ferrari, de la Escuela de Biotecnología y Ciencias Biomoleculares de la UNSW. Los investigadores estudiaron el ADN microbiano en la superficie del suelo de ambos sitios y reconstruyeron los genomas de 23 de los microbios que vivían allí, incluidos algunos de los primeros genomas de dos grupos de bacterias previamente desconocidas llamadas WPS-2 y AD3.

Los científicos descubrieron que las especies dominantes en los suelos tenían genes que les daban una gran afinidad por el hidrógeno y el monóxido de carbono, lo que les permitía eliminar los gases traza del aire a un ritmo lo suficientemente alto como para mantener sus necesidades de energía previstas y apoyar la producción primaria.

"Esta nueva comprensión sobre cómo la vida todavía puede existir en ambientes físicamente extremos y carentes de nutrientes como la Antártida abre la posibilidad de que los gases atmosféricos apoyen la vida en otros planetas", dice. La mayoría de los organismos usan la energía del sol o la tierra para crecer, pero se necesita más investigación para ver si este uso novedoso de los gases atmosféricos como fuente de energía alternativa está más extendido en la Antártida y en otros lugares, según los científicos.

ep
ECO NOTICIAS

ANTÁRTICA: 10 hechos asombrosos sobre la vida en la base antártica rusa sin análogos en el mundo

10 hechos asombrosos sobre la vida en la base antártica rusa sin análogos en el mundo
La base rusa Vostok celebra este 16 de diciembre el 60.º aniversario de su fundación.


La base de investigación Vostok fue fundada por la Unión Soviética el 16 de diciembre de 1957. Es el lugar con las temperaturas más bajas registradas en la Tierra, pero el día de su fundación fue el más caluroso de toda la existencia de Vostok, ya que el termómetro mostró una temperatura de 'solo' -13,6 grados centígrados. La estación se encuentra a 1.253 kilómetros del Polo Sur y a 1.260 kilómetros de la costa más cercana. La noche polar en la base, ubicada a 3.488 metros sobre el nivel del mar, dura 120 días del año, del 23 de abril al 20 de agosto. Normalmente, durante el verano austral un total de 40 científicos e ingenieros trabajan en la estación. En invierno, su número se reduce a 20. 

Lago subglacial

La base está situada justo sobre el lago subglacial Vostok, aunque una capa de hielo de cuatro kilómetros de grosor la separa de sus aguas. Los científicos rusos lograron perforar el hielo hasta dar con el lago en febrero de 2012, y ya en las primeras muestras de agua que extrajeron encontraron rastro de organismos vivos. En 2016, hallaron una bacteria hasta entonces desconocida para la ciencia. El lago fue descubierto en 1994 y tiene un valor científico significativo debido a que es el único de este tipo en la Tierra, aunque tiene análogos en los océanos subterráneos de las lunas de Júpiter (Europa, Ganímedes, Calisto) y de Saturno (Encelado).

Condiciones extremas

El geofísico Serguéi Bushmánov, miembro de la expedición antártica rusa entre 2009-2011, relata que en la estación Vostok "una persona no vive, sino que muere lentamente". La cantidad de oxígeno que contiene el aire en esas latitudes equivale a la que se encuentra a alturas de 5.000 metros en latitudes medias. Por lo tanto, el primer problema de los científicos que llegan al lugar es la reacción de su cuerpo a las condiciones extremas, que pueden causar edema pulmonar e incluso muerte por hipoxia. Para adaptarse a las condiciones antárticas y comenzar a dormir normalmente, se necesitan varios meses.


Ausencia de vida

Los humanos estamos acostumbrados a tener organismos vivos a nuestro alrededor. Pero en la base antártica no hay ni siquiera microorganismos, cuenta Bushmánov. Y, claro está, los mosquitos no son un problema. El agua que se bebe en la estación proviene de la nieve. Como no contiene sales ni minerales, al principio los miembros de la expedición sufren de una sensación constante de sed.

Conexión con el mundo

Las aeronaves vuelan a la estación Vostok solo desde mediados de diciembre hasta principios de febrero. El resto del año no pueden aterrizar por el simple motivo que se quedan pegados a la superficie a causa de la congelación. De vez en cuando equipos con combustible llegan desde las estaciones rusas Mirny o Progress, situadas en la costa antártica. De manera que si ocurre algún percance más vale que sea durante esos días, porque de otra forma no hay nadie para ayudar.


¿Cómo salir de la base?

El edificio residencial de la base Vostok se encuentra bajo una capa de nieve de dos metros. La luz del día no entra en su interior. La base tiene dos accesos: el principal y el de emergencia. La entrada principal es una puerta a la que se accede a través de un túnel de 50 metros excavado en la nieve. La salida de emergencia es una empinada escalera vertical que permite subir hacia la superficie a través de la capa de nieve que cubre la estación. Ni que decir tiene que para salir del edificio es necesario abrigarse bien, y además hay que ponerse una mascarilla especial para respirar. 

Peculiaridades de respiración

Cuando uno respira a -58 grados centígrados, el sonido normal del aire exhalado se mezcla con un ligero silbido. Y si se habla a esa temperatura, muchas consonantes se vuelven sibilantes. Ese efecto se debe a que el dióxido de carbono exhalado comienza a cristalizarse debido a la baja temperatura.


Temperaturas dentro y fuera 

El récord de temperatura mínima en las inmediaciones de la Vostok es de -89 grados. A esta temperatura un humano muere a las 6-8 horas incluso si está en constante movimiento. Además, no es posible respirar sin una máscara protectora porque la nariz y los labios se congelan inmediatamente. Los meses más fríos son julio y agosto. La temperatura dentro de la base normalmente se mantiene en alrededor de 15 grados, pero cuando se activa el modo de ahorro de combustible puede bajar hasta los 5-10 grados centígrados.

Relaciones personales

Como en cualquier otro equipo humano, especialmente si es pequeño, entre los 13 miembros de la expedición de Bushmánov surgieron conflictos personales. Algunos se convertían en disputas serias que duraron meses. Se formaron grupos rivales que a veces llegaron a las manos. 


Alcohol

Las peores disputas se producían bajo los efectos de alcohol, que se suministra a la base de manera absolutamente legal por ser un medio para calentarse en unas condiciones de vida tan severas.

El olor de la Antártida

Cuando hace un frío extremo, la Antártida continental se llena de un olor muy especial, confiesa Bushmánov. Este olor es apenas perceptible, y por lo general no se le presta atención, pero a temperaturas muy bajas se nota mejor. El geofísico lo describe como un olor a "vainilla de caramelo".
RT

ANTÁRTICA: China planea construir su quinta estación en la Antártida

(1)ANTARTIDA-ISLA INEXPRESSIBLE-CHINA-CIENCIA-EXPEDICION

ISLA INEXPRESSIBLE, diciembre 10, 2017 (Xinhua) -- Imagen del 9 de diciembre de 2017, de materiales en la Isla Inexpressible en la Bahía de Terra Nova del Mar Ross, Antártida. A las 3 de la mañana del 10 de diciembre de 2017, se transportaron materiales con un peso de 250 toneladas a la Isla Inexpressible, donde China planea construir su quinta estación en la Antártida en los próximos cinco años. La nueva estación de investigación de todo el año completará el espacio que queda en la investigación antártica de China, ya que las estaciones de Great Wall y Zhongshan cubren diferentes direcciones, una hacia el Atlántico y la otra hacia el Océano Indico. (Xinhua/Bai Guolong) 

(2)ANTARTIDA-ISLA INEXPRESSIBLE-CHINA-CIENCIA-EXPEDICION

ISLA INEXPRESSIBLE, diciembre 10, 2017 (Xinhua) -- Imagen del 9 de diciembre de 2017, del rompehielos chino Xuelong cerca de la Isla Inexpressible en la Bahía de Terra Nova del Mar Ross, Antártida. A las 3 de la mañana del 10 de diciembre de 2017, se transportaron materiales con un peso de 250 toneladas a la Isla Inexpressible, donde China planea construir su quinta estación en la Antártida en los próximos cinco años. La nueva estación de investigación de todo el año completará el espacio que queda en la investigación antártica de China, ya que las estaciones de Great Wall y Zhongshan cubren diferentes direcciones, una hacia el Atlántico y la otra hacia el Océano Indico. (Xinhua/Bai Guolong)

(3)ANTARTIDA-ISLA INEXPRESSIBLE-CHINA-CIENCIA-EXPEDICION

ISLA INEXPRESSIBLE, diciembre 10, 2017 (Xinhua) -- Imagen del 7 de diciembre de 2017, de un helicóptero que lleva a algunos de los miembros de la 24 Expedición Antártica de China llegando a la Isla Inexpressible en la Bahía de Terra Nova del Mar Ross, Antártida. A las 3 de la mañana del 10 de diciembre de 2017, se transportaron materiales con un peso de 250 toneladas a la Isla Inexpressible, donde China planea construir su quinta estación en la Antártida en los próximos cinco años. La nueva estación de investigación de todo el año completará el espacio que queda en la investigación antártica de China, ya que las estaciones de Great Wall y Zhongshan cubren diferentes direcciones, una hacia el Atlántico y la otra hacia el Océano Indico. (Xinhua/Bai Guolong)

lunes, 11 de diciembre de 2017

PATAGONIA. MIS FOTOS. Del viaje aéreo de Punta Arenas a Santiago

"THE BIRD"









Una IMAGEN, un PENSAMIENTO y la INVITACIÓN A REFLEXIONAR SOBRE AMBOS


Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, 
pronto llegará a ser mucho.

Hesiodo

Nota: La imagen fue tomada en el viaje aéreo de Punta Arenas a Santiago

aprovecho de agregar una segunda imagen del glaciar


sábado, 2 de diciembre de 2017

PUNTO DE ENCUENTRO EN LA PATAGONIA, HOY A PARTIR DE LAS 13 HORAS EN RADIO PRESIDENTE IBAÑEZ. INVITADO RICARDO ROZZI


El programa de esta semana está relacionado con el medio ambiente y al respecto destacamos algunos de los hechos que hemos constatado en estos últimos días. Por un lado,   en la Universidad de Magallanes se realizó un conversatorio sobre el “Fortaleciendo la red de áreas protegidas de la Patagonia Chilena: desafíos de gestión, gobernanza y financiamiento”, que contó con la participación de representantes de la Fundación Tompkins, de la  Fundación Terram,  del Programa de Conservación Biocultural Subantártica, de la CONAF y de la Secretaría Regional Ministerial de Economía y Hacienda y por otra parte, en la misma universidad y dentro del  programa del Congreso de Iniciación Científica y Profesional de Estudiantes (CICYPE), Ricardo Rozzi, efectuó la conferencia de clausura y el tema fue “Ética Biocultural: Ecología, Educación y Conservación a largo plazo en la Reserva de la Biosfera Cabo de Hornos. También es conocido, el desprendimiento de una masa de hielo en el glaciar Grey. Al respecto Ricardo Rozzi, invitado de esta semana, manifiesta que “el tema de esta semana, si tenemos un tema en común de estos diversos eventos  es la invisibilidad. Aquello que es invisible, ¿por qué se desprende una masa de hielo del glaciar? ¿Por qué hacemos en la Universidad de Magallanes estos Congresos? ¿Por qué convocamos a este grupo Mar y Tierra? Hay algo que es invisible y, ¿qué es lo invisible? Es algo que es muy visible y es obvio pero cuesta decirlo. El hielo se desprende porque hay más emisiones de anhídrido carbónico que son causadas por la sociedad y por distintos grupos dentro de la sociedad y el anhídrido carbónico, sabemos, que se acumula en la estratósfera y genera lo que se llama un efecto invernadero…” es parte de lo que nos dice Ricardo Rozzi, al iniciar esta conversación.


Ricardo Rozzi es Biólogo de la Pontificia Universidad Católica de Chile, M.S. en Ecología de la Universidad de Chile, 1990; M.A. en Philosophy de la Universidad de Connecticut, 1998; Ph. D. en Ecología, en la Universidad de Connecticut, USA, 2001; Profesor titular en la Universidad de North Texas (UNT) en estados Unidos y de la Universidad de Magallanes (UMAG) en Chile. Es el Director del Programa de Conservación Biocultural Subantártica en la Universidad de Magallanes y en la Universidad de North Texas.
Algo más de lo que dice Ricardo Rozzi “… y todavía sufrimos ese embate de habernos quedado con una visión sesgada y veíamos en esta imagen, en esta fuerza, en este muy doloroso momento, cómo nos recuperamos porque no es eliminar la economía, necesitamos una economía muy sólida y nosotros trabajamos haciendo alianzas tanto con el sector público como el sector privado y mientras mejor le vaya a la economía, mejor nos va a todos. Pero es un problema cuando es sólo la economía. Y ahí, entonces era la invisibilidad de estas otras dimensiones que hay que integrarlas, tan valiosas como la economía, la estética y en Magallanes hay mucho arte y muchas expresiones artísticas; se destaca por sus escritores, su pintura, su escultura. Y el arte de la culinaria, el arte del vivir. Y después veíamos los distintos saberes, los saberes de los pueblos originarios, primero que todo, y en un pueblo originario en que tiene una valoración pero también un modo de habitar, las costas, los mares que ha tenido centurias de años y en ese diálogo de saberes, como poner la ciencia no como un saber hegemónico que ve el resto como curiosidad y la ciencia se posesiona con ciencia y tecnología, por sobre lo otro sino que más bien un saber dialógico que co-construye, que coproduce un conocimiento que es híbrido y una ética, una ética que vuelve al cotidiano, que no es una ética, un código de ética de portarse bien sino que un código de problematizar esta dimensión valórica que es lo invisible. ¿Por qué le pasa esto al glaciar? Qué consecuencias tiene para la gente, para los animales y para la gente de distintos sectores que no tengamos glaciares en un futuro próximo, porque hay un retroceso. ¿Qué  va a pasar con el agua?, porque hemos sufrido sequias. Entonces, tiene consecuencias para las poblaciones humanas, tiene consecuencia para los sistemas de vida y lo que invisibles es la cadena de responsabilidades, la cadena   entre el modo de vivir y lo que está pasando afuera. Entonces esta semana fue…”

Los invito a ver y escuchar esta entrevista


PUNTO DE ENCUENTRO EN LA PATAGONIA
Un espacio dedicado al quehacer cultural, un encuentro con sus protagonistas, para así contribuir al cambio cultural

El programa se trasmite por radio/TV Presidente Ibañez de Punta Arenas
Se puede escuchar y ver por internet
http://www.radiopresidenteibanez.cl
También se puede ver en el celular
http://ibanez.servercl.com/live/live/index.m3u8
Los espero

sábado, 18 de noviembre de 2017

ANTÁRTICA: El faro climático del fin del mundo

Un pingüino contempla la Bahía Paraíso, en la Península Antártica.

La Antártida es el principal laboratorio de investigación del calentamiento global por su gran sensibilidad a los cambios ambientales


El faro del fin del mundo al que el novelista Jules Verne (1828-1905) dedicó una de sus últimas novelas está en la isla de los Estados, en el extremo más oriental de la Tierra del Fuego, en territorio argentino. El faro que inspiró a Verne no es el actual; el original se localizaba en una zona particularmente abrupta de la isla, azotada por durísimos temporales, lo que hizo que fuera testigo de numerosos naufragios. El carácter legendario de aquel remoto lugar, situado al final de la tierra, fue lo que animó al escritor francés a situar allí la acción de su novela.

El faro del fin del mundo al que el novelista Jules Verne (1828-1905) dedicó una de sus últimas novelas está en la isla de los Estados, en el extremo más oriental de la Tierra del Fuego, en territorio argentino. El faro que inspiró a Verne no es el actual; el original se localizaba en una zona particularmente abrupta de la isla, azotada por durísimos temporales, lo que hizo que fuera testigo de numerosos naufragios. El carácter legendario de aquel remoto lugar, situado al final de la tierra, fue lo que animó al escritor francés a situar allí la acción de su novela.

Bahía Falsa de la Isla Livingston.
Bahía Falsa de la Isla Livingston. 
Ese faro climático del fin del mundo, como indica el título de la entrada, puede iluminarnos sobre el comportamiento futuro del clima, aportándonos algunas claves que nos permitan reducir las actuales incertidumbres que arrojan las proyecciones climáticas. Los investigadores polares son conscientes de ello, y esa es la razón por la que la mayoría de sus proyectos abordan cuestiones ligadas, en mayor o menor medida, a la componente atmosférica. Basta con echar un vistazo a los trabajos que llevarán a cabo nuestros científicos en la XXXI Campaña Antártica Española, para darnos cuenta de esto.
Una parte importante de su actividad dará continuidad a las que ya se han venido realizando en anteriores campañas. Allí, a la isla Livingston, volverán los glaciólogos para seguir monitorizando sus glaciares y aprendiendo más cosas sobre su estructura, dinámica y su balance de masa, clave esta última para conocer si están contribuyendo o no a la subida del nivel del mar. También se quiere saber si en aquel aire tan gélido y, en principio, tan limpio hay trazas de contaminantes orgánicos persistentes, fruto de la contaminación global, un problema que cada año que pasa adquiere unas mayores dimensiones y que afecta directamente a nuestra salud. Son solo dos ejemplos de los estudios de campo que llevarán a cabo allí nuestros investigadores antárticos.
Investigador haciendo trabajo de campo durante la XXX Campaña Polar Antártica.
Investigador haciendo trabajo de campo durante la XXX Campaña Polar Antártica. 
EL PAÍS

miércoles, 15 de noviembre de 2017

ANTÁRTICA: El mapa que revela el calor escondido en las rocas bajo la capa de hielo que recubre Antártica

Mapa: BAS


Éste es el mejor mapa que se ha elaborado hasta la fecha que revela el calor que liberan las rocas que se encuentran bajo la gruesa capa de hielo que recubre Antártica.
Las zonas coloreadas en rojo muestran que la temperatura es más elevada en el oeste que en el este del continente blanco.
Este "flujo de calor geotérmico" es crucial para modelar cómo reaccionará Antártica al cambio climático.
Si la temperatura de estas rocas aumenta, el hielo que está por encima podrá moverse con mayor facilidad.
Y si el calentamiento global ya está provocando cambios, un flujo más alto podría acelerar el proceso.
El mapa, creado por el British Antarctic Survey (BAS, por sus siglas en inglés), fue publicado recientemente en la revista Geophysical Research Letters.
Antártica
El flujo de calor varía dependiendo que qué región de Antártica se trate.
"El calor que proviene del interior de la Tierra es importante para entender las condiciones que controlan las dinámicas en la base de la capa de hielo y por ende las del movimiento del hielo", le explicó a la BBC Yasmina Martos, investigadora actualmente afiliada a la NASA.
"Si el flujo de calor es elevado, la base del hielo se puede derretir y generar agua que actúa como una película que facilita el deslizamiento".

La clave está en el magnetismo

Para tomar la temperatura de las rocas no se ha perforado la gruesa capa de hielo que puede llegar a medir varios kilómetros.
Lo que han hecho los investigadores es inferir la temperatura de las rocas según su magnetismo.
Antártica
El mapa muestra lo diferentes que son la región oriental y la occidental de Antártica
Este se midió desde el aire con una serie de instrumentos a bordo de un avión que sobrevoló la superficie helada.
Estas mediciones les permitieron a los investigadores hacer cálculos precisos.
¿Cómo? Los expertos saben a qué temperatura los minerales calientes pierden su magnetismo (580º C).
Si pueden estimar cuán cerca de la interfaz roca- hielo ocurre esto, pueden calibrar el flujo de calor.

Este y oeste

Los detalles obtenidos con el nuevo mapa avalan la idea ya establecida de que el este y el oeste del continente son dos provincias muy diferentes.
El este es un pedazo gigante y frío de antigua corteza continental. El oeste, en cambio, se agrietó recientemente (hace 100 millones de años, durante el Cretácico).
Las fracturas han hecho que la corteza se torne más delgada y que surja material caliente desde la profundidad de la Tierra", le explicó a la BBC Tom Jordan, coautor del estudio.
"Confirma lo que uno esperaría de la escasa geología expuesta en Antártica Occidental, donde hay volcanes".

Ríos

Uno de los grandes avances en ciencia polar de la última década es el reconocimiento de que hay una extensa red hidrológica bajo la capa de hielo.
Ríos de agua alimentan enormes lagos bajo los glaciares que se llenan y desbordan sus riveras con regularidad.
Antártica
Los investigadores detectaron el calor de las rocas midiendo el magnetismo de las mismas desde el aire.
Satélites registran cómo la parte más elevada de la capa de hielo se hincha y se relaja cuando esto ocurre.
Cualquier proyección sobre los cambios futuros en Antártica y su contribución al aumento del nivel del mar por la pérdida de hielo debe tomar en cuenta esta información y las variaciones en el flujo de calor geotermal son un elemento crítico en este sentido.

Contribución

Uno de los proyectos que se beneficiará de la información del nuevo mapa tiene como objetivo obtener el hielo más antiguo del continente.
Investigadores de Europa, Estados Unidos, China y otros países están buscando un sitio donde puedan perforar y recoger material congelado que contenga un registro del clima del pasado (hasta hace 1,5 millones de años).
Foto: BAS
El mapa puede ayudar a los investigadores que quieren perforar el hielo para obtener muestras de hace 1,5 millones de años. Foto: BAS.
Esta información sobre las condiciones atmosféricas —que incluye por ejemplo los niveles de CO2— está contenida en las pequeñas burbujas de aire atrapadas en el hielo.
Pero este proyecto depende de que la base de la capa de hielo no haya sido alterada.
Por esta razón, se deben evitar los lugares donde hay rocas que despiden calor.
"Es muy emocionante ver las implicaciones que este nuevo mapa térmico tiene para tantas comunidades científicas, incluyendo los nuevos modelos de aumento del nivel del mar", dice Martos.
"Me alegra mucho que estemos contribuyendo con un aspecto tan importante y con un nivel de detalle sin precedentes. El interior de la Tierra tiene mucho que decirnos en cuando al comportamiento del hielo".
BBC